Land Rover Defender, el adiós de un clásico.

Hace algunas semanas os hablaba de un clásico del motor conocido por muy pocos, y hoy, en cambio, os hablaré de un vehículo convertido en todo un clásico conocido en el mundo entero. El Defender de Land Rover, al que desde aquí quiero rendirle un pequeño homenaje, ahora que la firma británica decidió dejar de fabricarlo.

El Defender es al mundo del automóvil lo que el traje de Tweed al mundo de la sastrería británica, todo un icono que se mueve con soltura, autoridad y prestigio casi en cualquier lugar.

Desde que allá por 1948 se presentara en el Salón del Automóvil de Ámsterdam el Land Rover Serie I, fruto de la genial idea de los hermanos Wilks de fabricar una versión civil de ese vehículo todoterreno americano -Jeep- que tanto habían visto durante la guerra.

up53521416684741_13

Poco tardan las Fuerzas Armadas de Gran Bretaña en encargar, en 1949, sus primeras unidades, y poco después comienzan a exportarse las diferentes series I, II y III por todo el mundo. Para 1959 ya se habían vendido 250.000 unidades, y tan sólo 7 años después en 1966 ya eran medio millón.

Es en 1959 cuando comienza a fabricarse bajo licencia española el Land Rover Santana, con las mismas características.

Hasta 1990 no pasaría a llamarse oficialmente Defender, ya para entonces conocido mundialmente por ser un vehículo todoterreno de gran resistencia y fácil mantenimiento por su sencilla mecánica y construcción. Aunque desde 1983 surgen las versiones 90, 110 y 130, que englobarán esa nueva designación.

¿Porqué se hace famoso?

Su diseño rudimentario y alejado de cualquier alarde estético pudo parecer por aquel entonces su punto débil -de ahí que recibiese ciertos retoques en las primeras tres series iniciales-, pero lejos de convertirse en un problema, su estética le brindó ese carácter campestre e instrumental, que aún hoy día muchos admiramos.

LAND-ROVER-Defender-110-5030_13

Su entorno es claramente agrícula, militar o aventurero, sin embargo, muchos usuarios comienzan a ver al Defender como el vehículo perfecto para moverse con la familia. Eso sí, preferiblemente en el campo los días de ocio.

Recordemos que se trata de un vehículo pensado claramente para el campo y sus comodidades, prestaciones y habitáculo no son precisamente los más idóneos para pasar muchas horas, al menos de forma cómoda. Eso no impide que en 1993 se venda el vehículo un millón y medio.

Su adaptabilidad al medio y a cada usuario quedó demostrada con la inclusión de un sinfín de versiones de carrocería, accesorios y opciones de personalización. Cada cual siempre más útil y lógica.

Sin techo, con techo de lona, con capacidad de carga, para pasajeros, con ventanillas o sin ellas, con luces auxiliares, en versión pick up, y muchas más! Prueba de ello es que a día de hoy será difícil ver dos Land Rover Defender idénticos en todos sus detalles.

land_rover_defender_110_1st_f_suv5d-3100

En la última década la cultura del todoterreno ha vivido sus años gloriosos, ya que todo aquel que tenía cierta posición socio-económica quería tener la de equivalente tamaño a la hora de adquirir un coche. Lo que provocó una proliferación de coches altos -que no todoterrenos- y potentes en prácticamente todas las marcas del mercado. Sin embargo, pocas han conseguido rozar la supremacía de Land Rover, y el prestigio del Defender parece intacto por muchos años que pasen.

¿Porqué se deja de fabricar?

La construcción tan sencilla y eficaz que ha llevado al Defender a recorrer mar y montaña abriéndose camino entre cualquier competidor, es justo la misma que hoy lo deja en la estacada. Land Rover se ve obligada a cesar su fabricación por no poder garantizar la rentabilidad de su actualización para que cumpliese la normativa medioambiental prevista para 2020.

Land Rover Defender 2006MY. (09/16/05)

Por ello, el 2015 fue el último año de fabricación de este modelo, con un total de 2 millones de unidades vendidas durante estos 68 años de las cuales más del 75% se estiman que siguen en marcha hoy día, debido a su fiabilidad y resistencia.

No es un secreto que, para muchos amantes de lo vintage, el Defender se ha convertido en todo un objeto de culto -como casi cualquier vehículo con cierta edad y prestigio- y cada vez son más los que se animan a adquirir uno, restaurarlo y actualizarlo a su gusto. Reconozco que es un proyecto que tengo en mente y que algún día -no muy lejano- me gustaría llevar a cabo con tranquilidad. Pero mientras tendré que conformarme rindiéndole este pequeño homenaje a esta gran leyenda del automóvil.

¿Y tú que opinas sobre él? Deja tus comentarios más abajo.

2 Comments

  • Enrique dice:

    Buen recordatorio.

    Una pena el cese de su producción.

    No olvidemos su producción en España desde 1961 hasta 1989.
    Un coche casi tan importante como el 600 en nuestra historia del automóvil

    Muchas gracias por el artículo.

Responder a Salvador Godoy Ladrero Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *