¿La Moda destruye lo que toca?

Muchos de los que nos consideramos aficionados a las formas más clásicas de vestimenta, en muchas ocasiones insistimos en que nuestra forma de vestir es atemporal y no sigue modas. Y sinceramente no hay nada mas lejos de la realidad.
El ser humano por naturaleza observa, analiza, aprende y copia. No hay nada de malo en asumir que esto es así. Pretender a día de hoy inventar algo en el mundo de la moda es cuanto menos atrevido. Y siempre hay más de un atrevido al que le gusta coquetear con el ridículo pensando que está inventando. 
Aunque el genio de Albert Einstein dijo en alguna ocasión “Como no sabía que era imposible. Lo hice“. No obstante, creo que para inventar hay que contar irremediablemente antes con un bagaje y cierta experiencia sobre los que asentar las bases de nuestra invención.
Zaremba Bespoke. (Polonia)
Hace no mucho dije, porque así lo pienso, que la moda clásica está ahora de moda. Y es que la industria de la Moda -con mayúsculas y en su ámbito más extenso- no ha perdido oportunidad de que esto así sea. Porque no es casualidad que deportistas, actores o personajes de la farándula que antes no salían del vaquero y zapatillas ahora pretendan vestir cual Lord británico.
La popularización de este estilo clásico ha traído consigo, en muchos casos, la vulgarización de prendas como la chaqueta, los oxford, o la corbata. Y no es que estos debieran ser exclusivos e inaccesibles, pero los extremos siempre han sido malos.
Sinceramente, no sé si es fruto de la globalización, el afán capitalista por llegar al mayor público posible o una natural adaptación de la industria hacia el gusto de los usuarios, pero noto como determinadas empresas con gran tradición y solera parecen dejar de lado su filosofía y se venden al mejor postor.

P.Johnson. (Australia)
En cambio, nuevos emprendedores del sector apuestan por un estilo clásico pero más cercano y terrenal, sin alardes. Y a mi modo de ver consiguen de manera más inteligente acercarse a los gustos modernos del joven usuario.
De esta manera realmente se está reinventando la moda más clásica, sin prostituir su filosofía.
Suit Your Style. (Australia)
Algunos os preguntaréis porqué salgo hoy con este tema, y es que tras el Pitti Uomo 86 y los comentarios que entre todos hemos compartido en este hilo del Foro, no he podido evitar reflexionar sobre cómo esa feria se desvirtúa cada año y deja, para muchos, de considerarse un lugar de referencia para los amantes del vestir clásico, para ser una pasarela más de la modernez y la moda más superflua y sinsentido.
Por muy vocacional, artístico, artesanal y gratificante que sea este sector, no olvidemos que no deja de ser un negocio. Un gran negocio en auge y con una proyección de crecimiento inusual para los tiempos que corren, como comentamos en este otro artículo. Por ello aparecen inversores, cuentas y números que nublan la vista de esos visionarios y artistas vocacionales a los que comienza a importarles más el cuánto que el cómo
La Moda no es más que el perfecto mecanismo de obsolescencia programada que el capitalismo a inventado para hacer más rentable la industria.
Hasta ahora, en la moda más contemporánea y alternativa no nos sorprendíamos porque esto ocurriera. Es más, lo habíamos asumido como parte del proceso y nuestras compras e incluso estilo dependía de lo que la industria fijaba como estándar. Nadie se extrañaba ya ni ponía el grito en el cielo. Sin embargo, la Moda quiere ahora colonizar lo que parecía imposible: El mundo de la sastrería, artesanía y tradición. Y hará uso de ella hasta que haya exprimido todo su jugo y no quede nada.
Porque llega un momento en el que las tendencias importan incluso más que la calidad. La apariencia comienza a estar por encima de la durabilidad y es justo en ese momento cuando todo está ya perdido.
¡Seguimos con el Lunes!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *