Guía de Estilo con Tomblack. #Traje cruzado diplomático. /Cap. 8/

Han pasado algún tiempo desde que realizamos el último encargo de la Guía de Estilo de esta temporada, pero entre una u otra circunstancia no podíamos cuadrar cita para la primera prueba de este Traje de Raya Diplomática. Reconozco que en esta ocasión tenía especial interés en ver el resultado del mismo puesto que este es el primer traje cruzado que encargo a medida (En este caso Made To Measure). Dispongo en mi armario de varias chaquetas cruzadas, pero reconozco que por mi forma de vestir y de comportarme en el día a día, la rectitud de la chaqueta cruzada no me hace sentir especialmente cómodo. Sin embargo, llevaba tiempo con la idea de configurar un traje cuya chaqueta fuese una cruzada 2×1, ya que es una elección poco vista en las calles.

En los últimos meses, en cambio, me he hecho, incluido éste, con dos trajes de raya diplomática y lo cierto es que una vez que los tienes el miedo a no tener hueco para su uso va desapareciendo. Los puristas dirán que se trata de un traje exclusivamente laboral, y probablemente tengan razón. Sin embargo, desde mi punto de vista, con la textura adecuada el tejido, y por ende el traje al completo, puede volverse mucho más informal y polivalente de lo que a priori pueda parecer. Hoy quizás no apreciéis este aspecto en estas fotografías, pero en el próximo capítulo veremos estos y otros detalles en profundidad.

Con respecto al encargo inicial que os comenté en el anterior capítulo, se realizaron modificaciones de última hora, como los concernientes a la disposición y tipología de los bolsillos. Finalmente me decanté por unos de vivos pero con cartera y rectos en lugar de ligeramente inclinados.

Algunos de los detalles a destacar que me han gustado mucho son, por ejemplo, los picos matados en redondo de las solapas en punta de lanza, la ligera panza formada por esta en el canto, el cruce bajo, o la naturalidad del hombro.

El traje en la primera puesta me resultó muy cómodo, como si hubiera formado parte de mi armario desde siempre, a pesar de tener que realizar todavía leves modificaciones, como soltar en cintura y cadera, tanto por delante como por detrás. Algo, por cierto, típico en mí.

Reconozco que uno de mis miedos recurrentes a la hora de pensar en el encargo de una chaqueta cruzada era que el cruce de la misma no fuese de mi agrado. En una chaqueta de hilera sencilla un cruce más o menos bajo, en mi caso, puede ser pasable, pero en una cruzada que teóricamente debe ir abrochada constantemente, este punto me parece de suma importancia. Todos estos temores quedaron disipados al comprobar que tanto el cruce como el largo y la amplitur de solapa eran los adecuados.

Como podéis imaginar, tanto camisa como zapatos pertenecían al look que llevaba aquel día y no estaban pensados para vestir con este traje. Sin embargo, por casualidad pude comprobar que aquella camisa denim oscura no le sentaba nada mal a este traje de raya diplomática azul, idea de look que me apunto para próximos usos.

En estas fotos no podéis apreciar, por ejemplo, la sencillez del pantalón, con una cintura de 4 cm con ceñidores laterales y dos bolsillos traseros de vivos con tirilla y dos delanteros de vivo inclinados, sin vuelta en el bajo. Con un fit que en las fotos tampoco podéis ver bien por las posturas y nervio del tejido, pero que realmente me sienta francamente bien.

El largo de la chaqueta es ligeramente más corto de lo estipulado, algo que encaja con el estilo más desenfadado que se le ha querido dar a este traje. El ancho y largo de mangas es perfecto.

En algunas imágenes podéis apreciar algún extraño en la zona del botón de la chaqueta, algo de lo que nos dimos cuenta en la prueba y que debe ser corregido desplazando uno de los botones ligeramente.

Recordemos que esta Guía de Estilo fue creada con el propósito inicial de ofrecer algunas sugerencias, poco habituales, para la vestimenta pensada para ceremonia, tanto para el protagonista como los invitados. Este traje de hoy está pensado claramente para invitado. Y si bien no es el que recomendaríamos para una boda al uso, si que me parece interesante para una en la que el dress code o la situación variara respecto a los cánones. Como podéis ver, con una camisa oscura y sin corbata es una traje que sienta francamente bien, aunque habrá quien ponga el grito en el cielo. Tan sólo tendríamos que optar por unos zapatos negros o azules con calcetines a juego e incorporar un discreto pañuelo en el bolsillo superior de nuestra chaqueta para dar un giro sofisticado y elegante al atuendo.

Precisamente ayer me llamaron de Tomblack para decirme que mi traje ya había sido arreglado y procederán a enviármelo, con lo cual muy pronto podré publicar un nuevo capítulo en el que os contaré los detalles de este fantástico traje que pasa a formar parte de mi armario.

PD: No me olvido de los PDF resumen de toda esta información. Finalmente en el próximo capítulo os incluiré algunos con toda la información resumida.

¡Seguimos!

Deja un comentario