Guía de Básicos de Armario: Los zapatos.

Tras haber hablado sobre las camisas y pantalones que considero básicos en el armario de un hombre, ahora le toca el turno a un accesorio imprescindible para salir de casa, el zapato. Y es que un buen calzado será determinante para dar el toque de distinción a un look, y es por ello, que como el resto de prendas y accesorios, tratemos incorporar aquellos zapatos que realmente merezcan la pena por su relación calidad/precio. Y como el presupuesto suele ser finito para la mayoría de los mortales, quizás nos sea útil conocer cuál deben ser los modelos a incorporar con cierta preferencia de uso, más allá de modas y antojos.

En este caso me parece interesante clasificarlos en función de su tipología de uso, haciendo distinción a tres casos concretos: Formales, Informales y Sport.

Y adelanto que para mí la diferencia entre informal y sport estaría en que el primero correspondería a aquellos atuendos que, sin dejar de ser elegantes, no son protocolarios ni estrictamente formales, mientras que en el caso del segundo estaríamos ante aquellos looks claramente desenfadados y deportivos.

Comenzando con los zapatos formales debemos hablar del que probablemente sea uno de los primeros zapatos de verdad que todo hombre debería adquirir: Unos Oxford. Destacados por su construcción generalmente sobria, elegante y sencilla. Bien es cierto que en función de la piel con la que estén confeccionados tendrá un carácter algo más informal o no, pero el propio diseño ya nos evoca a un contexto serio y pulcro. Para cubrir la puesta con traje, quizás lo mínimo sería tener unos en calf negro y otros en calf marrón chocolate. A partir de ahí el incluir otros en piel grabada o piel de tono burgundy puede ser opciones interesantes.

Modelos extraídos de la colección de Morjas.

Dentro de los zapatos formales podríamos incorporar muchas más opciones, con brogueado, en construcción derby, etc. Pero considero que con los dos Oxford anteriores podríamos cubrir bien la mayoría de situaciones formales con solvencia. Por lo tanto ya entraríamos en ese terreno que he llamado Informal, en donde podemos vestir una americana y pantalón de lana, o incluso un desenfadado traje de algodón. Y para ello tendríamos un zapato perfecto como podría ser el Monkstrap de doble hebilla en calf marrón chocolate. Pero también son interesantes las opciones en ante tabaco o marrón.

Modelo extraído de la colección de Velasca Milano.

Y dentro de esos zapatos que podemos vestir tanto con looks de americanas como con unos vaqueros y polo estarían estos mocasines de antifaz -Penny- en ante color marrón. Todo un clásico socorrido que debería tenerse en el zapatero.

Como podéis ver, si en las camisas las tonalidades indiscutibles eran las azules de todo tipo, en el calzado de hombre son los marrones los colores predominantes.

Modelo extraído de la colección de John Lobb.

Un modelo amado y odiado a partes iguales es el mocasín Tassel, característico por sus borlas colgadas en el empeine, que lo hacen jugar bien en este terreno neutral entre lo formal e informal, siendo icónicos el modelo en ante tabaco que tan bien combina con unos vaqueros azules como con un traje de tweed en tonos tierra.

Si te gusta el modelo, para mi es un imprescindible a tener muy en cuenta, aunque es cierto que rivaliza quizás con su familiar directo, el Penny. Tú, ¿Con cuál te quedas?

Modelo extraído de la colección de Edward Green.

El mundo del Derby puede ser muy interesante y variado, ya que dependiendo de su acabado, diseño de detalles, y pieles, puede ser un tipo de zapato muy diferente y cubrir desde algo muy cercano al atuendo formal, como algo totalmente relajado. En concreto, os dejo dos opciones dispares, una en piel grabada con un aire más formal y otra en ante marrón y full brogue quizás más informal.

Modelos extraídos de la colección de Edward Green.

Y dentro de los Derbies más sport tenemos este diseño, donde el aporte del vivo en piel del canto le da un aire más rústico que lo aleja de toda formalidad. Sin embargo, es un zapato que si lo elegimos, por ejemplo, con suela de caucho, puede ser un gran aliado para momentos ociosos donde no queremos recurrir a sneakers pero queremos estar cómodos.

Modelo extraído de la colección de Meermin.

En épocas invernales a veces interesa cubrir un poco más nuestros pies, y si bien las botas de caña alta las considero quizás algo más concretas, el uso de lo que podemos llamar semi-botas es más que imprescindible para muchos. Y las Chukkas y Chelsea son probablemente los modelos más extendidos, y estos son sólo algunos de los ejemplos que podemos encontrar más polivalentes y combinables.

Modelo extraído de la colección de Edward Green.

Modelos extraídos de la colección de No Label.

Y le toca el turno al apartado más sport y relajado, en el que también podemos encontrar ciertos modelos icónicos, como estas zapatillas de piel blanca que todos deberíamos tener para poder vestir los fines de semana para ir de compras, salir a viajar, ir al cine o sacar al perro.

Modelos extraídos de la colección de Common Projects.

En verano, sin lugar a dudas, el zapato estrella para mí son las alpargatas, y es que sirven tanto para ir a la playa, estar en el barco, ir a cenar con unas bermudas y una camisa de lino, y un largo etcétera. Un solo modelo no bastan, pero empezar por unas en azul puede ser una buena opción.

Modelo extraído de la colección de Morjas.

Y para finalizar, no podían faltar unas zapatillas de estilo retro-running en nuestro zapatero. Esas que te pones con una camiseta y unos vaqueros y sales a la calle sin complicaciones. Un modelo sencillo, de color neutro y polivalente, nada de estridencias, una zapatilla sport pero muy combinable y discreta. Si no las tienes, las querrás…

Modelo extraído de la colección de Nike.

Y con esto ponemos fin a una colección de calzado básica con la que podremos cubrir todas las circunstancias posibles sin el menor problema. Son muchos los modelos que podremos incluir a partir de estos, bien por capricho o por necesidad de ampliar más alguno de los contextos en los que nos movamos con mayor frecuencia, pero con esto tendremos una buena base con la que empezar.

¿Crees que falta alguno? ¡ Dilo en los comentarios !

No te olvides de visitar el resto de artículos de esta Guía de Básicos de Armario aquí.

La fotografía de la portada está extraída de la web de Hiro Yanagimachi.

2 Comments

Responder a Salvador Godoy Ladrero Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *