Guía Básicos de Armario: Las Camisas.

La semana pasada comenzamos esta nueva serie de artículos con una temática en común. Tratar de descifrar, de una vez por todas, cuáles son las verdaderas prendas esenciales que el armario de un hombre clásico, atemporal y bien organizado debe tener. Parece fácil, pero clasificar y mostrar esta gran familia de prendas y accesorios no es tan sencillo, ya que es mucho más grande de lo que a simple vista pueda parecer.

Seguiremos la estructura que iniciamos en el capítulo anterior, clasificándolos entre Básicos Primarios y Básicos Secundarios, según el grado de polivalencia de cada uno. Y hoy nos centraremos en uno de los pilares básicos del armario de todo hombre: La camisa.

Podríamos clasificar las camisas de mil formas distintas, pero me parece que estas tres sería una buena forma de resumirlo todo de tres:

Tipo de uso.

Estructura del tejido.

Color.

Según el tipo de uso tenemos camisas de uso Formal y camisas de uso Informal. Mientras que según la estructura de tejido nos encontraríamos con Popelín, Herringbone, Broadcloth, Twill, Dobby, o Pinpoint como opciones más formales.

Y las estructuras de tejido más informales serían Melange, Lino, Fil a fil, Franela, Denim y Oxford, quizás por su aspecto más irregular y la inclusión de varias tonalidades entrelazadas entre sí.

Y por último entraría en juego el color como otra variable a tener en cuenta, dentro de la que habría que incluir el dibujo o diseño, como Lisos, Rayas, Príncipe de Gales, etc…

A continuación os dejo lo que para mí son las camisas esenciales que todos tenemos que tener. Lógicamente no son todas las camisas que hay que tener en el armario, ya que hay muchos más modelos, tejidos y variantes interesantes a incluir, pero estas me parece que son las que no deben faltar.

En el apartado estrictamente Formal deberíamos tener, al menos, tres camisas lisas en Popelín de color azul claro, blanco y rosa claro. En situaciones Semi-formales, es decir, en un uso de americana, quizás corbata o incluso traje, pero no en un ámbito puramente protocolario, me parecen imprescindibles algunas rayas, incluso un cuadro Vichy de pequeño tamaño. Y una raya que se salga de lo normal en un color neutro como puede ser el marrón claro o el gris. Así como una camisa azul marino en una sarga de algodón.

Y para terminar quizás el que puede ser el ámbito más polémico, el Informal. Pero dentro de lo que yo considero un sport clásico y atemporal podríamos encontrar las camisas denim con diferentes tipos de lavado, más o menos claros, la camisa de lino, que la incluiría también en azul claro y blanco, y la camisa Oxford en diferentes dibujos, pero que este de rayas azul grisáceos me parece quizás uno de los más tradicionales y atemporales, además de combinables.

Como vemos, con poco más de una decena de camisas podríamos tener un armario perfectamente polivalente y práctico que nos resolvería el apartado camisero de cualquier situación que se nos presentase. Es muy probable que en nuestro armario haya bastantes más camisas, y sin embargo, haya situaciones en las que no sepamos cuáles usar.

¿Curioso, verdad?

Con esto terminaría un breve repaso a la camisería esencial del hombre, en la próxima entrega hablaremos de los Pantalones que debemos tener en nuestro armario.

2 Comments

Responder a Luis Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *