En el nombre de la rosa: Cinco perfumes masculinos a considerar

Una de las notas más controvertidas (si no la que más) en la perfumería masculina es la rosa. En el pasado artículo hablábamos del Oud, y pasaba de puntillas por la combinación ganadora de oud y rosa en perfumería (tanto femenina como masculina), y en el momento de escribirlo supe que en la siguiente entrada tenía que abordar esta última nota.

Hará un par de décadas, que un perfume de hombre llevara la rosa entre sus ingredientes (o cualquier otra nota floral, para el caso), aunque tuviera poco protagonismo en el concierto de notas que la conformaban, era poco menos que un anatema. “Perfume de hombre” y “perfume que huele a rosa” eran proposiciones excluyentes. Hoy en día, sin embargo, se cuentan por decenas los perfumes para hombre en los que la rosa es la protagonista, aunque eso no ha quitado el estigma a las notas florales. La rosa, o cualquier otra nota que arrastre el perfume a la categoría de “floral”, es una nota que ha de ser trabajada con mucho cuidado para que la composición no se deslice rápidamente al espectro femenino.

Hay una corriente que opina que los perfumes no tienen género, y que “masculino” y “femenino” son constructos elaborados socialmente, herencias culturales que no tienen base real. Yo discrepo: hay perfumes de hombre, y los hay de mujer, aunque sacarle punta a este tema consumiría más espacio del que le conviene a este artículo (aparte de que, en última instancia, esta es mi opinión). La categoría de “masculino” y “femenino” no está tallada en piedra, pero existir existe, aunque sus fronteras sean borrosas y que haya una amplísima categoría de “unisex”. Lo que ya depende de cada uno es ver si puede llevar según qué fragancias y con qué composiciones se siente cómodo. La mayoría de veces no es tanto el aroma en sí, sino que es la personalidad y el estilo que tiene uno lo que determina qué se puede llevar y qué no (entiéndase el “puede” en un sentido figurativo).

Dicho esto, esta semana abordaremos brevemente cinco perfumes masculinos con la rosa como protagonista, sin ningún orden en particular, incluyendo en la lista tanto perfumes niche como de diseñadorAlgunos los he puesto porque son muy “ponibles”, otros por su valor artístico. Vamos allá.

Amouage – Lyric Man

Empiezo con la más polémica. Recuerdo que la probé después de los ditirámbicos elogios que René Zayas (reviewer en Youtube con contenido en inglés de muchísima calidad, sobre todo en materia niche) le dedicó en varios de sus vídeos, y me gustó. Nunca se sabe hasta qué grado el gusto de uno está condicionado por las críticas que ha escuchado antes, pero de todos modos he de decir que me gustó. Mucho. Una rosa delicada, transparente, y al mismo tiempo unisex. No la compré en aquel entonces, pero sí que di a oler una muestra a varias amigas… y todas coincidieron en que era un buen perfume para señoras de edad avanzada. Cuando lo más positivo que te dicen es “me recuerda a mi abuela”, algo no va por el camino correcto.

Bastante más tarde, además, tropecé con el vídeo que los Fragrance Bros dedicaron a este perfume, y que a fecha de hoy es el despellejamiento más salvaje que he visto de un perfume.

¿Quién tiene razón? ¿Es un perfume para este perfil de consumidor?… en mi opinión, la calidad de esta composición es indiscutible, pero si te importan las opiniones de los demás, cuanto menos hasta cierto punto, olvídate. A todo esto y por si tuviera algún interés a estas alturas: la longevidad y la proyección son nucleares, como casi todo lo que hace Amouage.

Cartier – Declaration d’un Soir

Este es el perfume más fácilmente llevable de toda la lista, y no es casualidad que sea un perfume de diseñador. El sándalo y el cardamomo balancean la rosa, perfilando un perfume con mucha clase, masculino, y único (sigue siendo un atrevimiento para un hombre llevar un perfume que huela a rosa, no lo olvidemos).

Le Labo – Rose 31

Era imposible no poner este perfume en la lista. Sin duda el perfume más conocido de Le Labo. Es una rosa amaderada, que huele a “tierra”, muy en segundo plano acompañada de notas que sirven de contrapunto a la delicadeza de la rosa. Es una muy buena composición, aunque para mi gusto le falte “algo”.

Czech & Speake – Nº 88

Un perfume fácilmente llevable. Es una interpretación clásica de la rosa, y por “clásica” me refiero a cierto aroma vintage, de barbería, que tiene su encanto. Una versión más varonil de Lyric Man. Si Bertín Osborne tuviera que llevar un perfume de esta lista, probablemente escogería este.

Tom Ford – Noir de Noir

Voy a ser conciso: a la mayoría de gente este perfume jamás asociará este aroma con un perfume de hombre. Dicho esto, es uno de los mejores perfumes de la Private Blend de Tom Ford. Rosa y chocolate mezclados a la perfección, con oud y vainilla de fondo… este es uno de los mejores gourmands que se hayan diseñado. Extremadamente dulce, opulente, denso,… es un perfume para llamar la atención, para ser usado cuando hace frío, y para llevarse de noche.

Noir de Noir me parece una versión algo más masculina de Black Orchid. Sin ser un aroma parecido si las comparamos por las notas, el ADN es idéntico y las ocasiones en las que destacan son las mismas.

De todos los perfumes que he listado aquí, recordad lo básico: ¡no compréis a ciegas!… probadlos, ved cuáles casan más con vuestro estilo. La cinco propuestas de este artículo, aunque son para mi gusto los más representativos, son sólo la punta del iceberg de una lista interminable de composiciones interesantes.

¡Nos leemos en el foro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *