20 Cosas que todo Caballero debe tener.

El caballero, tal y como yo lo entiendo es aquella persona con cierta sensibilidad por los detalles, que disfruta de las experiencias que le ofrece la vida, tiene claro lo que quiere y cómo conseguirlo. Aquel hombre que hace de su estilo de vida una carrera de fondo en la que disfruta más de las vistas del camino que con la superación de etapas.

Crear un estilo o configurar un armario no es algo que pueda hacerse de un día para otro. El proceso exige conocerse a uno mismo, y esto a veces cuesta toda una vida. No debemos tener prisa, ni seguir al pie de la letra los dogmas que otros prodiguen. Lo que hoy quiero compartir con vosotros no pretende ser un listado universal e incorruptible del estilo masculino. Sólo se trata de las 20 Cosas que todo Caballero debe tener, según mi  criterio personal. Como es lógico, son muchas más cosas las que deberíamos incorporar a nuestro armario, pero pienso que esta veintena de objetos forman parte de los esenciales que todos debemos incoporar tarde o temprano.

Disfrutar de un Traje a medida es una experiencia por la que todo hombre debería pasar al menos en alguna ocasión. Y si la oportunidad se lo permite, poder hacerlo siguiendo el proceso más artesanal mucho mejor. ¿Por qué? Porque comenzarás a aprender de verdad cómo se construyen las prendas, cómo deben de descansar sobre tu cuerpo, cómo deben comportarse con los movimientos y el paso del tiempo.

Tener un Reloj elegante es imprescindible, puesto que además de ser válidos en la mayoría de ocasiones, en contextos formales, vistiendo con traje, el llevar un bonito reloj acorde con nuestra vestimenta es algo esencial. De no ser así, mejor optar por no llevar reloj ese día. Al igual que el reloj, unos zapatos Oxford en piel calf negra deben estar presentes en nuestro armario sin duda alguna, pues con traje no hay nada que combine mejor y nos salve casi de cualquier situación que este modelo y color.

Si hay existen dos prendas polivalentes esas son las tres siguientes: El pantalón vaquero, el blazer azul marino y la camisa azul claro. ¿Quién no ha tenido unos vaqueros? Unos de corte clásico, azules, y sin demasiadas florituras hay que tener siempre en el armario. El blazer azul marino es la primera chaqueta de sport con la que todos deberíamos hacernos. Si elegimos un tejido con cierta estructura y de entretiempo, podremos combinarla casi con cualquier cosa. Al menos una camisa azul claro hay que tener, a poder ser en popelín y oxford, como mínimo. Tanto con cuello italiano ligeramente armado con puños dobles, como con cuello button-down y puños con botones.

Quién disfruta de la tranquilidad de volver a escribir a mano no pierde la costumbre, y no hay nada mejor para hacerlo que una estilográfica. Controlar el trazo, el flujo de tinta, la inclinación. Todo ello nos transporta a otro tiempo, y en plena era digital nos hace volver a nuestros orígenes. Si nos aficionamos a la anotación de ideas y recados a la antigua usanza, será imprescindible contar con un Bloc de notas de pequeño tamaño que nos acompañe siempre.

La persona que disfruta del vestir equilibrado, pulcro y cuidado, manifiesta irremediablemente una atracción hacia todo lo bello, y el querer inmortalizarlo para el recuerdo no es más que el paso lógico a dar. Por ello una cámara atemporal, robusta y de cierta calidad debe ser parte de nuestro arsenal diario. Y hablando de tiempo, hay cosas que no cambian por muchos años que pasen y no lo hacen porque no dejan de ser vigentes y útiles. Y esto lo sabrá todo aquel que haya probado a afeitarse con una maquinilla clásica y haya notado el filo de la cuchilla sobre su cara, para no echar en absoluto de menos cualquier promesa tecnológica fútil en este apartado.

Una corbata azul tiene que hacer acto de presencia entre nuestra colección en el mismo momento en el que seamos conscientes de que nuestro armario va tomando forma y color. Será nuestro mejor aliada al combinar con chaquetas, camisas o trajes de cuadros.

En un país, como España, donde las horas y días de sol son abundantes, proteger nuestros ojos del Lorenzo es algo imprescindible, y hacerlo con estilo y calidad es algo opcional, pero si de verdad tenemos cierto gusto por lo exquisito invertiremos en unas buenas gafas de sol que nos acompañen durante años. Como esa cazadora de piel que si no hemos heredado deberemos adquirir para cuidar y pasar a la siguiente generación. Ya sea de cuero o ante, nos resultará muy útil en atuendos informales de fin de semana.

Sé que hay muchos que, aún disfrutando del vestir, por evitar las miradas y el chismorreo, no hacen uso del pañuelo de bolsillo en sus chaquetas. Algo que con el tiempo uno comienza a no darle importancia, pero un buen introductor en esta materia es el pañuelo blanco, de algodón o lino, que podrá acompañarnos de manera discreta asomando en nuestro bolsillo.

Un verdadero caballero le gusta descubrir e indagar nuevos lugares, restaurantes, ciudades, tiendas… Y para ello es imprescindible contar con el Pasaporte, un objeto que no puede faltar.

Al igual que ocurría con el pañuelo, la estilográfica y la maquinilla clásica de afeitado, quien prueba el uso de tirantes con un pantalón formal no querrá ya otra cosa. Y es que tener una cintura limpia de distracciones favorece a cualquiera, pero además sujetar en todo momento nuestro pantalón a nuestra cintura es una sensación que engancha.

Con el tiempo nuestra colección de zapatos aumenta en calidad y cantidad, y hay que comenzar a cuidar esas pequeñas piezas de artesanía que protegen y adornan nuestros pies -aunque no sean artesanales, ¡ojo!- y nada mejor que usar pernos u hormas de madera de cedro, que mantendrán la forma de nuestro zapato y absorberán la humedad que haya quedado en ellos.

Paraguas hay muchos, pero uno que nos haga sentir la rigidez y flexibilidad, que resista los fuertes vientos y nos proteja de la lluvia comienzan a escasear en el mercado. ¡Pero los hay! Y debemos tener uno.

Y finalizamos con dos básicos de armario. El primero, un abrigo clásico y atemporal, bien en camel, azul o incluso verde. En cashmere, lana o pelo de camello. Largo, corto o 3/4. De confección o a medida, como quieras pero hay que tenerlo. Al igual que un pantalón gris de corte formal, que como el blazer azul podrás combinar hasta la saciedad con casi cualquier cosa.

Y hasta aquí mis veinte recomendaciones de imprescindibles para todo caballero. Como os decía al comienzo, serán muchos más los objetos a incluir según las necesidades y gustos de cada uno, pero había que resumir y centrarnos en las principales.

¿Cuáles son tus imprescindibles?